Escalona destila historia por sus cuatro costados. Centinela sobre el Alberche, lleva siglos oteando la vida que discurre como las aguas de su río. Algunos historiadores han señalado que podría haber sido fundada por los judíos que huyeron del rey Nabucodonosor II (630-556 a.C.). Otros señalan su posible fundación por los sirios. Y hay quien sitúa su origen, sin más, hacia el año 500 antes de Cristo. Sólo el Alberche conoce el secreto.


En Escalona se han hallado vestigios romanos y visigodos. Incluso se ha establecido una relación histórica con la desaparecida ciudad hispano-musulmana de Saktan, afirmando que tal vez Escalona se erigiese sobre esa antigua urbe islámica. Aun así, lo  cierto es que la historia real de nuestro pueblo, la historia documentada, empieza en 1083, cuando la toma militarmente el rey Alfonso VI de León y de Castilla, en plena lucha contra los musulmanes de Al-Ándalus.


Escalona se sitúa en una posición estratégica, que la convertiría en un enclave militar de primer orden para la defensa de Toledo frente a los musulmanes andalusíes. Por entonces la vida de los escaloneros era muy dura, a causa del ambiente de guerra que existía. Esto hizo que ya Alfonso VI concediera a la población un fuero, por el que Escalona quedaba constituida en villa, con consejo propio, alfoz, estructura militar y recursos económicos.


En 1281 Alfonso X el Sabio concedía a su hermano, el Infante Don Manuel, la jurisdicción sobre Escalona, que dejaba de ser una villa de realengo para convertirse en una villa señorial. Un año después, en 1282, nacería aquí el Infante Don Juan Manuel uno de los personajes ilustres de la literatura hispánica, autor de la obra El Conde Lucanor. A partir de estos años Escalona aparecería asociada a los grandes aristócratas de Castilla, como Don Álvaro de Luna (1390-1453) o Don Juan Pacheco (1419-1474), I Marqués de Villena y I Duque de Escalona. Un título éste, el de Duque de Escalona, creado en 1472 por Enrique IV.


Durante el siglo XV Escalona, bajo el control de los hombres más poderosos de Castilla, iba a vivir de cerca los conflictos que se produjeron entre los nobles y los monarcas; en especial desde el reinado de Juan II (1422-1454) hasta la guerra sucesoria entre Isabel la Católica y Juana la Beltraneja (1474-1479). Ya en el siglo XVI, la villa cobró fama por ubicarse en ella un episodio de El lazarillo de Tormes, obra maestra de la literatura universal.

 

    2012 © EL CONDESTABLE DE ESCALONA
  • elcondestabledeescalona@elcondestabledeescalona.com

2012 © ASKALON 2.0